ISABEL DE PORTUGAL, SEÑORA DE ALBACETE

Posted by on / 0 Comments

El pasado viernes 28 de abril, en la sala de prensa de la Delegación Provincial de la JCCM, casa Perona, tuvo lugar una conferencia a cargo de Ramón Carrilero Martínez y organizada por la Asociación de Amigos de Instituto de Estudios Albacetenses, de acuerdo al siguiente programa:

Vaya desde aquí mi felicitación, no solo por el tema elegido, muy apropiado por el desconocimiento que se tiene de esta reina por la inmensa mayoría del pueblo albaceteño, sino por la necesidad de recordar a esta insigne reina-emperatriz, de la que cabría decir “nunca tan buenos vasallos tuvieron tan gran señora”. A todo ello debo añadir que el aforo quedó pequeño. (la realidad es que tan poco era muy grande), pero ajustado de sobra a la demanda que se preveía, pero ni el tiempo, ni el comienzo del puente, fue una cortapisa para tan elevada afluencia.

Añadir que la conferencia impartida por Don Ramón Carrilero Martínez fue una charla, amena, entretenida y llena de contenidos. demostrando el conferenciante una gran preparación, así como un conocimiento profundo del tema tratado. Se notaba que había preparado a conciencia la conferencia, cosa que es de agradecer, cuando además lo hacía de forma desinteresada.

Solamente decir como anécdotas, que esta gran señora, jamás pisó Albacete y que en documentos de la época, demostró interés por sus vasallos albaceteños. Cuando falleció la ciudad de Albacete gastó una gran cantidad de maravedis, en aquellos tiempos para honrar su fallecimiento.

Ya dentro de las noticias digamos “rosa”, aunque tenía una gran belleza, parece ser que las pinturas y cuadros, no se ajustan sobre todo a la realidad, ya que tenía una nariz aguileña, que su esposo, tremendamente enamorado de ella, nunca más volvió a casarse, pudiendo decir, sin faltar a la verdad, que fue uno de los pocos matrimonios reales, que conjugaron además de alianzas estratégicas de estado, un gran amor, quiso que la pintasen con la nariz recta.

La emperatriz Isabel de Portugal

1548. Óleo sobre lienzo, 117 x 98 cm.

Los retratos que Tiziano pintó de Isabel (1503-1539), hija del rey Manuel de Portugal y esposa de Carlos V desde 1526, conforman uno de los episodios más emotivos del arte del Renacimiento. Cuando falleció la emperatriz, Carlos carecía de un retrato suyo y quiso recuperar el que su esposa había enviado años atrás a Margarita de Austria. En noviembre de 1539 recibió de su hermana María ese retrato, que le desagradó por su nulo parecido, y probablemente concibiera entonces la idea de encargar uno a Tiziano si hallaba un modelo fidedigno. En 1543 Carlos entregó al pintor en Busseto un pequeño retrato de Isabel, molto simile al vero, benché di trivial` pennello según el Aretino, obra probablemente de William Scrots (Poznan, Museo Nacional). En 1545 Tiziano terminó un retrato de Isabel vestida de negro con flores en el regazo y corona imperial a sus espaldas que ardió en el incendio del Palacio del Pardo en 1604 y que conocemos por copias y grabados. Carlos lo llevó a Augsburgo en 1547 para que el pintor retocase la nariz. Ese perdido retrato sirvió de modelo a éste, realizado también en Augsburgo y que, por carta del pintor a Granvela, sabemos que estaba acabado el 1 de septiembre de 1548. En la carta Tiziano aludía también a un retrato doble de Carlos e Isabel del que se conserva copia de Rubens (Madrid, Fundación Casa de Alba), y que era una curiosa yuxtaposición del sedente de Carlos (Múnich, Alte Pinakothek) y el primero de la emperatriz. Esta información está sacada de este link
 

El emperador Carlos V y la emperatriz Isabel de Portugal (Rubens, Peter Paul, copia de Tiziano (Siegen, Westfalia, 1577-Amberes, 1640)

Para ampliar información, pincha en este link

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: