Santuario Nª Sra. de los Remedios

Portada » Portfolio » Santuario Nª Sra. de los Remedios
Santuario Nª Sra. de los Remedios2018-03-11T12:22:26+00:00

Descripción del proyecto

El municipio surge por la aparición de la Virgen, según la tradición. La vida en Fuensanta ha girado durante más de cinco siglos en torno al Santuario, pudiendo decir que el pueblo se fue desarrollando alrededor de éste, desde que 24 de marzo de 1.482, se apareciera la Virgen e hiciera brotar una fuente, de ahí el nombre del municipio Fuensanta.

El libro “Historia de Nª Sra. De los Remedios” de Francisco Laserna González, que va ya por su cuarta edición, desde la primera en septiembre de 1974, quien dice en el capítulo II, titulado “Así brotó la fuente milagrosa. Aparición de la Virgen Santísima”, respecto a la aparición lo siguiente , si cronistas que me han precedido no han querido modificar las palabras que empleara el P. Fray Cristóbal Granados de los Ríos para describir esta aparición, si bien las atribuyen al P. Fray Francisco Ruiz (quien sólo hizo que transcribirlas muchos años después con ligeras modificaciones sobre su texto original, como se ha venido haciendo posteriormente), no voy a ser yo, el menos docto de todos ellos, quien vaya a variar con mi modesta pluma esta bella descripción, que relata así:

“Era el sitio que tiene ahora el Convento muy despoblado y desierto, no tanto porque los vecinos de la villa de La Roda -que es el pueblo más cercano, y dista legua y media- por no ser tantos como ahora, no se alargaban á cultivar la tierra tan lejos, cuanto por ser ésta, aunque llana, muy montuosa y cerrada; y así servía solamente de pastar/a con sus ganados, de forma que no llegaban á ella sino pastores, entre los cuales hubo uno llamado Miguel Sanz Collado, vecino de La Roda, en el término de esta villa, hacia la parte que mira á Oriente, á no grande distancia del río Júcar, apartado de sus márgenes como un cuarto de legua, entonces tierra montuosa llena de espesuras y sólo habitada de los que se utilizaban de sus pastos, ó de las bestias fieras que se refugiaban en sus espesuras. Este, pues, apacentaba un rebaño de su amo, en cuyo sencillo ejercicio logró la dicha que nunca pudiera imaginar. Día 24 de Marzo de 1.482 sucedió que, por descuido, ó disponiéndolo Dios así, el compañero pastor, que se llama zagal, se olvidó de hacer la provisión del agua, que era necesaria para guisar la rústica comida y demás cosas precisas para la vida humana, como lo tenía á su cuidado de todos los días. Era ya anochecido cuando el mayoral advirtió el descuido del zagal, y no habiendo recurso para suplir la, falta, le reprendió con aspereza y lo precisó á que caminase por ella al río Júcar; excusábase el pastorcillo por ser la noche oscura y tempestuosa, y batallando entre sí con varios afectos, al parecer contrarios, de temor por el castigo que le amenazaba, y de obediencia que le profesaba á su mayoral; y hallándose en la ocasión sin compañero que pudiera ir con él, ni tampoco el mayoral, porque estando á su cuenta la defensa de su rebaño en caso que el lobo intentase acometerlo, se le imputara a culpa la ausencia ó  cualquier descuido: en tanto trabajo no hubo otra forma para salir de él que tomar el zagal el zaque y caminar al río Júcar por el agua; y atropellando riesgos, expuesto a precipicios, dirigió hacia allá sus pasos. Mas ¡oh, bondad y prodigios de María, pronto ocurrió al remedio de este daño la Reina Soberana que, saliendo al encuentro por donde el zagal pasaba, en traje de una bellísima doncella, despidiendo de sí copiosos raudales de su gloria, puesta Su Divina Majestad sobre una pequeña cumbre que entonces allí había, dijo al pastor en voz perceptible, amorosa y clara: “¿Adónde vas, hijo?” No lo ignoraba la pastora divina, pero gustó oir la respuesta de su boca. “Señora, voy al río por agua”, respondió el dichoso mancebo. “Pues no pases adelante”, le dijo María Santísima: “ves aquí una fuente”. Vió era cierto con las luces que “Su Majestad…

Lo que acabo de escribir viene en el II Capítulo del libro de Francisco Laserna González, como he dicho anteriormente, abajo pongo la portada de este libro en su edición 3ª y 4ª, recomendando su lectura a toda aquella persona que quiera indagar y conocer más de una de nuestras tradiciones, más repetidas a lo largo de toda España a final de la Edad Media, como era la aparición de la Virgen haciendo brotar una fuente.

Portada del libro de la 3ª edición

Portada del libro de la 4ª edición

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.